domingo, 1 de febrero de 2015

Conseguir una imagen en color sepia

Antiguamente, las fotografías se tomaban en blanco y negro debido a que las fotografías se “imprimían” en una película que reaccionaba con la luz. Éstas contenían un producto químico que reaccionaba con la luz que atravesaba el objetivo. Una vez en el postprocesado, se utilizaban productos químicos para teñir la imagen y conseguir ese tono tan característico.

En este tutorial, vamos a enseñarte a convertir una imagen a color en una en sepia.




Hoy en día, se puede conseguir este efecto de forma rápida y sin esfuerzo utilizando acciones. Lamentablemente, la primera vez vamos a tardar un tiempo en crear este efecto debido a que hay que realizar bastantes ajustes, los cuales se pueden repetir una y otra vez utilizando las acciones de Photoshop.

Es necesario partir de una imagen en blanco y negro, ya sea una foto tomada directamente en blanco y negro o una imagen postprocesada, utilizando cualquiera de las técnicas de conversión a blanco y negro siempre y cuando mantengan el modo de color RGB (aunque la imagen que utilicemos sea en blanco y negro).



Antiguamente, las fotografías se tomaban en blanco y negro debido a que las fotografías se “imprimían” en una película que reaccionaba con la luz. Éstas contenían un producto químico que reaccionaba con la luz que atravesaba el objetivo. Una vez en el postprocesado, se utilizaban productos químicos para teñir la imagen y conseguir ese tono tan característico.

Una vez creada la imagen en blanco y negro, creamos una capa de ajuste de Curvas (Capa > Nueva Capa de Ajuste > Curvas). Para introducir los datos para ajustar el efecto, hay que cambiar el canal a editar, quitando el canal por defecto (RGB) y sustituyéndolo por el que nos interese. Para ellos, hemos de seleccionar la capa Curvas y seleccionar el canal que deseemos de la lista desplegable del cuadro de opciones.



Para introducir un valor, pincha con el ratón sobre la curva y aparecerá un punto y cajas de texto que nos permiten introducir los valores de entrada y de salida. En este caso, crearemos tres puntos para cada canal e introduciremos los siguientes valores (entrada/salida):

Canal Rojo Verde Azul
Punto 1 63/100 63/55 63/20
Punto 2 127/165 127/115 127/83
Punto 3 191/214 191/187 193/172


Una vez metidos los puntos, observamos que la imagen tiñe con un color sepia uniforme, con poco contraste, provocando una imagen un poco sosa. Una característica de las imágenes con color sepia es que actúan con más fuerza en las zonas más oscuras de la fotografía, siendo más suave el efecto en las zonas más claras.
Para añadir contraste y mejorar el color de la fotografía, selecciona la capa fondo (la capa que está en blanco y negro) y ve a Selección > Seleccionar todo (Ctrl+A) y copia esta imagen (Ctrl+C).
Selecciona la máscara de capa de la capa Curvas pulsando con el ratón sobre la máscara de capa mientras mantenemos la tecla Alt pulsada y nos mostrará en pantalla el contenido de la máscara (en nuestro caso, blanco). Pegamos la imagen (Ctrl+C) e invertimos la imagen (Ctrl+I).
Pulsamos con el ratón sobre el cualquier capa y deseleccionamos la imagen con Ctrl+D.

Una vez hecho esto, tendremos una imagen con tono sepia y con bastante contraste; aunque si la imagen original contiene mucho blanco, es preferible que una vez metidos los puntos de la curva para crear el tono sepia, aumente el contraste utilizando Curvas.