domingo, 19 de julio de 2015

Cómo captar la atención

Para que una fotografía sea buena, es necesario que capte la atención de las personas que vean esa fotografía, si no, sólo será otra fotografía más. En este tutorial, te vamos a explicar cómo captar la atención, utilizando técnicas de composición a la hora de tomar la fotografía o en la post-producción usando Photoshop.




Las fotografías SIEMPRE tienen que tener un protagonista, que es la persona, animal o cosa en el que nos fijaremos al ver la fotografía y, en caso de que no exista este protagonista, cada persona interpretará la fotografía como quiere y se inventará un protagonista o incluso, podrá interpretar que la fotografía no tiene un protagonista y automáticamente perderá la atención en la fotografía.



¿Qué nos llama la atención?
Antes de hacer las fotos tenemos que pensar en qué nos llama la atención a nosotros; esto no es fotografía si no psicología. A las personas les atrae lo diferente, lo que destaca, las cosas que no cuadran, la ruptura de la simetría,... en resumen, lo que te hace pensar y/o lo que tenga algún tipo de misterio.

Cómo captar la atención.
A continuación vamos a trasladar estos conocimientos a la fotografía.

  •  La atención se va al punto enfocado.

Si parte de la fotografía está desenfocada, la vista se centra rápidamente en la zona enfocada. Esto se consigue con la profundidad de campo, que se puede conseguir utilizando aperturas grandes (f/2,8 o menor) usando el modo manual o semiautomático de tu cámara o puedes conseguir un efecto parecido usando Photoshop. (Cómo desenfocar el fondo)


Si observas atentamente, verás que la imagen superior tiene el fondo desenfocado, lo que automáticamente hace que lo que está en primer plano, los candados, destaquen.


  • La vista se centra dónde hay algo.

Esto se define en la regla del espacio negativo, que viene a decir que todo el espacio vacío, “en blanco” u homogéneo carece de interés, por lo que nos vamos a centrar en la zona de la fotografía donde exista algo diferente, captando la atención en esa zona.

  •  Nos centramos en las personas.

Si en la fotografía que hemos tomado aparecen personas, nos fijaremos en ellas primero y después en el resto.
También nos centramos en los ojos de las personas, ya que cerebro tiende a seguir la mirada de las otras personas, por eso, es recomendable intentar enfocar los ojos de las personas si es posible.

  • Nos llama la atención lo que es distinto.

Si en una imagen se rompe un patrón o una simetría, automáticamente nos vamos a centrar en ello ya debido al alto contraste entre esa zona de la fotografía y el resto.

También ocurre con el color; si, por ejemplo, tenemos una pared blanca y en medio una mancha roja lo suficientemente grande, nos llama la atención. Este efecto es la base del cutout, una técnica que combina un protagonista en color y una fotografía en blanco y negro para llamar la atención. (Cómo crear un cutout)



  • Tendemos a seguir las líneas visuales.

Es fácil conseguir guiar la mirada hacia algo usando las líneas visuales, ya sean naturales o artificiales, al igual que pasa con la dirección en la que miran los ojos.

Algo parecido pasa con el movimiento, el ojo trata de ver hacia dónde se dirige el objeto en movimiento o, por el contrario, de dónde viene o de qué huye.


Las líneas ayudan a transmitir la sensación de movimiento y a centrar el interés en nuestros protagonsitas.



Hasta aquí este tutorial, si te ha gustado, únete a nuestra da un like a nuestra página en Facebook y si quieres comentar algo, comenta aquí o también puedes hacerlo en Facebook.